Story

Para niños: La historia de… La estampilla postal

Click here for the English version

Las fiestas y los cumpleaños son momentos en los que muchas personas siguen enviándose mensajes a la antigua: a través de la oficina de correos.

 class=
Sir Rowland Hill, antes de 1879. De Informe sobre la celebración del Jubileo del Franqueo Uniforme de Peniques…

Una gran idea que dio lugar a un pequeñísimo invento cambió la forma de comunicarse en todo el mundo.

Imagina tu sorpresa si alguien llama a tu puerta, te da una carta y luego te pide que la pagues. Si se tratara de una carta de un amigo, estarías encantado de pagar. Pero si se tratara de correo basura o de una mala noticia, te negarías a aceptarla.  

 class=
“El centavo negro”, 1840. Imagen por cortesía del Museo Postal de Londres.

Antes de la invención de la estampilla postal, el correo funcionaba así. El costo del correo lo pagaba normalmente la persona que lo recibía, no la que lo enviaba. Y a menudo era caro. El costo se basaba en la distancia que recorría la carta y en el número de hojas que tenía[1]. Este sistema era un problema cuando la persona que recibía la carta no podía permitirse pagar o no quería hacerlo. Algunas personas utilizaban trucos y enviaban mensajes secretos en el exterior de la carta. De este modo, la persona que  recibía las noticias no tenía que pagar. Cuando la gente rechazaba su correo, la oficina de correos lo devolvía al remitente. Esto le costaba mucho dinero a la oficina de correos.  

El envío de correo se hizo mucho más fácil (y barato) cuando Sir Rowland Hill inventó la estampilla postal en 1837. Era un maestro de escuela en Gran Bretaña. Pero también estaba interesado en mejorar el mundo. Tras investigar, escribió una propuesta al gobierno británico. Sugirió que la persona que enviara el correo pagara el costo de envío. Y propuso que el costo del envío de una carta fuera el mismo, independientemente de la distancia que tuviera que recorrer o del número de páginas que tuviera. Sir Rowland Hill argumentó que un costo bajo y estándar para enviar una carta significaría que más gente utilizaría el correo. Esto, dijo, aumentaría los beneficios. La función de la estampilla era demostrar que se había pagado el costo de envío[2].

 class=
Estampilla de cinco céntimos de Benjamin Franklin, 1847. Colecciones del Smithsonian National Postal Museum.

Los miembros del gobierno británico pensaron que su idea era una tontería. La calificaron de absurda y descabellada. Pero los comerciantes y otros miembros del público pensaron que era una buena idea. Se pusieron en contacto con sus representantes gubernamentales y les pidieron que lo intentaran. En 1839, Sir Rowland Hill consiguió un contrato para probar su sistema ¡Fue un éxito! 

The George Washington 10 cent stamp
Estampilla de diez céntimos de George Washington, 1847. Colecciones del Smithsonian National Postal Museum.

La primera estampilla postal del mundo tenía una imagen de la reina Victoria de Gran Bretaña. Se vendió por primera vez en 1840 y la gente lo apodó “Penny Black”. El nombre provenía de la tinta negra utilizada para imprimir la estampilla, y del hecho de que su compra costaba un centavo. Los gobiernos de todo el mundo prestaron atención al experimento de Gran Bretaña. 

Estados Unidos emitió sus dos primeras estampillas postales en 1847. Una de ellas era un sello de cinco centavos que rendía homenaje a Benjamin Franklin. En 1775, antes incluso de la Declaración de Independencia, Franklin fue puesto al frente de lo que se convertiría en el Servicio Postal de Estados Unidos. La otra estampilla emitida en 1847 era un sello de diez centavos de George Washington, el primer presidente de EE.UU.[3]

¿En qué consiste una estampilla?

 class=

Una estampilla suele incluir el país del que procede (country of origin), su valor (stamp value) y un diseño o imagen (design). En el reverso hay una sustancia pegajosa (un adhesivo) para mantener la estampilla pegada al sobre. Las estampillas se imprimen en hojas grandes, con muchas estampillas en cada una. Al principio, las estampillas se cortaban con tijeras. En 1857 aparecieron las perforaciones. Se trata de pequeños agujeros alrededor de los bordes de cada estampilla en una hoja. De este modo, se podían arrancar de las hojas grandes en lugar de utilizar las tijeras. Las perforaciones dejan los pequeños bordes ondulados alrededor de las estampillas individuales que conocemos.   

Hay muchos tipos diferentes de estampillas. Se utilizan diferentes valores para el envío de diferentes pesos y tipos de correo. Los diseños van desde los patrióticos (como banderas y presidentes) hasta los conmemorativos. Las estampillas conmemorativas marcan un aniversario, una persona o un acontecimiento importante. También se encuentran otros diseños[4].

Una estampilla no sólo sirve para enviar cartas. También son como pequeñas cápsulas del tiempo. Las imágenes muestran lo que la gente de la época consideraba lo suficientemente importante como para que apareciera  en la estampilla de su país. Las diferencias de valor dan información sobre la historia de los correos. Una colección de estampillas de diferentes épocas y lugares puede permitirte echar un vistazo a la historia.

Completa la siguiente actividad para diseñar tu propia estampilla, contar una historia y mostrar el orgullo de tu lugar de origen.

Actividad: Diseña una estampilla postal

 class=

Piensa en el lugar donde vives y en lo que es importante para ti. Piensa en cómo puedes representar estas cosas en un sello. Tal vez sea la flor o el pájaro de tu estado. Tal vez sea tu comida o tu animal favorito. Tal vez sea un lugar que te guste. O un miembro de la familia o una figura histórica que sea especial para ti. 

Utiliza el esquema de la estampilla en blanco para diseñar tu estampilla. No olvides incluir los datos básicos: tu país de origen, el valor de la estampilla y la imagen. 

Si quieres compartir tu diseño con nosotros, pide a un adulto que lo publique en las redes sociales y nos etiquete (Facebook: #America250; Twitter: @America250; Instagram: @250America).

Notas

[1] The Postal Museum, “Rowland Hill’s Postal Reforms.” The Postal Museum, London.

[2] John Ross (1998) “Stamps. What an Idea!” Smithsonian Magazine, January 1998; Congressional Research Service (2013) Common Questions About Postage and Stamps (pdf). April 19, 2013. Congressional Research Service, Washington, DC.

[3]  Ross (1998) “Stamps. What an Idea!”

[4] United States Postal Service (2020) “About: Stamps and Postcards.” United States Postal Service. 

Bibliografía

Congressional Research Service (2013) Common Questions About Postage and Stamps (pdf). April 19, 2013. Congressional Research Service, Washington, DC.

The Postal Museum. “Rowland Hill’s Postal Reforms.” The Postal Museum, London, England.

Ross, John (1998) “Stamps. What an Idea!” Smithsonian Magazine, January 1998.

United States Postal Service (2020) “About: Stamps and Postcards.” United States Postal Service. 

Sobre el autor

Portrait of Maricela Dominguez

Maricela Domínguez es la coordinadora de participación de la Fundación America250. Domínguez apoya los programas públicos que mejoran la enseñanza y el aprendizaje de las complejas y extensas historias de Estados Unidos. Ella y su equipo colaboran con America250, las comunidades externas y los socios para hacer de la conmemoración la mayor y más inclusiva de la historia de nuestra nación.

Domínguez es una orgullosa graduada de la Universidad Internacional de Florida con una licenciatura en Administración Pública y una especialización en Bienestar Social. Está comprometida con el progreso de las comunidades a través de la educación, la amplificación de diversas narrativas y el desarrollo sostenible.

Close

AMERICA’S INVITATION

Join all Americans and share your story about your history and your hopes and dreams for the future of our country. Together, we will tell the American story through videos and the most inclusive commemoration in our history.

Menu